Cuando los gatos llegaron a Nueva Zelanda en 1640, los espíritus maoríes pensaron que se trataba de una especie maravillosa.

El secreto de sus muchas vidas despertó la avaricia de los maoríes, y los gatos no tuvieron más remedio que convertirse en guerreros temibles para protegerlo.

Ataca, defiende y refuerza tus líneas. Sólo así podrás ganar la partida.

Saca las garras y revela el secreto de estos animales sagrados.

Combina los números de tus cartas para llegar hasta «9» y puntúa tanto como puedas.

¡Ataca y defiende para marcar tu territorio!

Bloquea al resto de jugadores utilizando espíritus y guerreros felinos.

Invita a luchar a otras especies, pero asegúrate de caer siempre de pie.

Contenido

107 cartas y un reglamento.

Otras recomendaciones