Jaipur

Al servicio del Maharajá

Puedes ser el mejor comerciante de Oriente con Jaipur

Jaipur es un juego de cartas rápido e intenso en el que tú y otro jugador competir por el favor del Maharajá. En cada turno debes elegir una de estas acciones: comprar productos, comprar camellos o vender tu mercancía por el mayor número de rupias posible. Al final de cada ronda el comerciante más rico gana un sello de excelencia del Maharajá. El primero en conseguir el segundo sello se alza con la victoria, pasando a formar parte de la historia de Jaipur como uno de los más reputados comerciantes de su historia.  

El Maharajá de Rajasthan ha decidido construir una nueva capital llamada Jaipur, un lugar de opulencia y riqueza lleno de oportunidades, especialmente para comerciantes avispados como tú. Después de dedicar años de tu vida a recorrer una y otra vez las rutas comerciales de esta región desértica y conseguir las mejores sedas y especias ha llegado el momento de convertirte en leyenda. Gana más dinero que nunca y conviértete en el comerciante personal del mismísimo Maharajá.

Al inicio de una partida de Jaipur tienes cinco cartas, probablemente tengas en tu mano los primeros productos y camellos. También tienes a tu disposición un mercado de cinco cartas con al menos tres camellos disponibles para la compra. Un buen comerciante debe establecer un equilibrio entre la inversión en bienes y la compra de camellos para transportarlos. Así que analiza tus cartas y actúa con sabiduría para ser el más acaudalado al final de la ronda.

En cada turno puedes realizar solo una acción, si estás comprando eliges entre hacerte con un producto, coger todos los camellos o intercambiar tus propios bienes y tus animales por el mismo número de mercancías del mercado. Tener camellos, además de ser necesario para el transporte de tus mercancías, tienen otras ventajas añadidas. Si tienes más camellos que tu oponente al final de la ronda te llevas 5 rupias extra y también puedes cambiarlos por productos del mercado que pueden valer más que los propios camellos. Todo dependerá de las cartas que tengas en tu mano y en qué punto del juego te encuentras, si ya te has hecho con un sello de excelencia o si estás al inicio de la partida.

En Jaipur no hay límite de transacciones, puedes vender tantas mercancías como quieras pero de una en una. La ronda no termina hasta que no hay mercancías a la venta en el mercado o las fichas de tres tipos de bienes diferentes han desaparecido, algo que debes tener en cuenta a la hora de planificar tu estrategia de venta. Los bienes más lucrativos, como la plata, el oro y los diamantes, son difíciles de vender pero el comprador que se anima rara vez quiere solo una unidad. Es más fácil que desee dos o tres piezas de plata o diamantes y eso te viene genial porque si consigues tres o más fichas de producto con una venta te llevas una ficha de bonificación que te dará rupias adicionales al final de la ronda.

Aprender a jugar a Jaipur es sencillo, pero ser el mejor comerciante y hacerte antes que tu rival con el sello de excelencia no es fácil. Debes poner todo tu talento sobre la mesa, analizar el mercado, descubrir el momento adecuado para comprar y vender. Tienes que tomar decisiones complicadas en cada turno, sopesar opciones y tratar de adelantarte a la estrategia de tu rival. Un juego divertido y estratégico, un desafiante mercado cambiante en cada partida.