Tokyo Highway

Autopista hacia la victoria

Repasamos la mecánica de juego de Tokyo Highway

Consigue colocar tus coches a toda velocidad sobre la carretera para ganar la partida en Tokyo Highway. Un juego que rinde homenaje a la autopista metropolitana de Tokio, famosa por sus cruces y por estar construida a distintos niveles para poder añadir así más interconexiones, entradas y salidas dando lugar a un bonito espectáculo visual.

Al inicio de una partida de Tokyo Highway recibes tanto los materiales de construcción como los coches que debes colocar. Elaborados todos con materiales de gran calidad y resistencia y durabilidad. Según el número de jugadores en liza recibes un número determinado de tramos de carretera, pilares y coches. Las instrucciones solo determinan el punto de partida pero a partir de ahí puedes construir de manera libre sobre la mesa. En tu turno puedes colocar un pilar donde quieras, siempre y cuando sea accesible desde el punto de partida que será un pilar o cruce colocado en el turno anterior. También puedes elegir construir una carretera siguiendo las normas de construcción o, si se dan las condiciones necesarias, colocar un coche. Para hacerlo necesitas que la última carretera que hayas construido cruce la carretera de uno de tus oponentes, ya sea por encima o por debajo. Puedes colocar en el mismo turno tantos coches como carreteras cruce la tuya. Y si consigues construir una salida de la autopista, tu habilidad es recompensada con la colocación de un coche en la propia salida.

Tokyo Highway no es solo un juego donde la visión espacial y la estrategia sean fundamentales, también se premia la meticulosidad de sus participantes. No en vano el juego incluye unas pinzas para ayudarte a colocar las piezas adecuadamente. Y es que en caso de que tires un coche, carretera o pilar de otro jugador deberás entregar una pieza de pilar por cada elemento que hayas descolocado y la partida no puede continuar hasta que hayas arreglado el destrozo. Cuando uno de los jugadores ha colocado todos sus coches o bien os quedéis sin materiales de construcción la partida habrá llegado a su fin. En ese segundo caso, los jugadores que se vayan quedando sin materiales irán siendo eliminados hasta que solo quede uno capaz de continuar la partida, que será declarado el vencedor. Nunca habías construido tanto en tan solo treinta minutos como con este bonito, divertido y sencillo juego para cualquier edad a partir de ocho años. ¿Cuántas carreteras serás capaz de cruzar? ¿Cuán alto llegarás para conseguir la victoria?