Exploding Kittens

Con gatitos todo es mejor

Cómo se juega a Exploding Kittens

En Exploding Kittens hay adorables gatitos, si, pero también cabras, enchiladas mágicas, vello asesino, explosiones… Si, has leído bien. Todo esto y mucho más en un juego de cartas que te mantiene todo el tiempo en tensión porque la próxima carta podría ser la última para ti. Si sacas la carta Exploding Kitten estás eliminado, quedas fuera de la partida. Gana, claro está, el último que quede con vida. Así de simple, loca y divertida es la mecánica del juego que va a revolucionar tus momentos de ocio.

 

 

Sacar una carta Exploding Kittens significa que la partida ha terminado para ti, a menos que tengas una carta de desactivación. Puedes distraer al gatito para que no explote con una carta de rayos láser, con terapia o con sándwiches de hierba gatuna.Las cartas de acción son otra manera de evitar las temidas cartas Exploding Kittens. Puedes deshacerte de una de ellas moviéndola a otra parte, retrasar su aparición o conseguir saltarte tu turno poniéndote unos calzones de leopardo. Nadie dijo que evitar la eliminación fuera fácil. Los más atrevidos pueden usar la carta que te permite atacar a otros jugadores con vellos de espalda de tamaño legendario y los más místicos pueden ver el futuro en ojos de un “unipuerconio” o consultando a un mago-cabra. Se llaman así, de verdad.

Muchos juegos antes han llevado la tensión por las cartas prohibidas al extremo… pero no tenían gatitos. En Exploding Kittens es fundamental que sepas elegir qué cartas jugar y cuándo jugarlas, pero también que escojas bien a tus enemigos. Porque a medida que se desarrolle la partida el juego te da la oportunidad de atacarles de maneras divertidas y puede que crueles. Cuanto más avances más probable es que termines explotando, así que no te dejes engañar por su mecánica sencilla porque no es tarea fácil llegar vivo hasta el final.