Abominación: El heredero de Frankenstein

El Capitán y su enemigo

Vengando al Dr. Frankenstein en Abominación: El heredero de Frankenstein

Han pasado veinte años desde el juramento que el Capitán Walton le hizo a un moribundo Dr. Frankenstein. Veinte años desde que vio a esa impía criatura huir a través del hielo en el Ártico. Pensó que esa cosa había fallecido, porque ningún hombre podría sobrevivir mucho tiempo en ese paraje de frío infernal. Y tenía razón, ningún hombre podía, pero la Criatura no es era un hombre. Ahora el Capitán Walton ha llegado a París para cumplir su promesa: borrará de la faz de la Tierra a esa Abominación. Este es el escenario sobre el que se cimenta el drama de Abominación: El heredero de Frankenstein.

La criatura

El monstruo de Frankenstein está vivo en París y es el patrocinador de una tenebrosa competición en el que sólo pueden participar las mejores mentes del mundo. Anhela un compañero que haga más soportable su angustiosa existencia. Los científicos deberán obtener resultados rápidamente o la Criatura hará su aparición durante la Fase de Evento para recordarles a todos la enormidad de la tarea encomendada.

El marcador de Historia

Tras cada Fase de Laboratorio, el Capitán Walton avanza por el marcador de Historia. Si alcanza la última casilla del marcador, la partida finaliza con el Capitán encontrando a la Criatura y cumpliendo el juramento realizado décadas atrás. Durante la partida puede que algunas cartas hagan avanzar al Capitán más rápido por el marcador de Historia, así que, ¡no te duermas!

Encuentros con la Criatura

Al comienzo de cada ronda el Jugador inicial robará una carta de Encuentro o una carta de Evento. Las cartas de Encuentro pueden provocar enfrentamientos entre los jugadores y el Capitán Walton o, lo que es peor, la Criatura. Complacer a la Criatura proporcionará extrañas recompensas, pero encolerizarla causará desesperación y la pérdida de puntos en Atributos y/o bienes.

¿Qué camino elegirás ¿Apoyarás al Bien o te hundirás en el Mal? Escoge bien el sendero porque en Abominación: El heredero de Frankenstein no habrá marcha atrás.