Troyes

Entra en la ciudad de Troyes

Troyes es un juego de tablero con dados y estrategia durante la Edad Media

La ciudad francesa de Troyes era un centro cosmopolita de riqueza, cultura y comercio. Fue la capital de Francia durante varios años y Juana de Arco la liberó del control inglés y dio cabida a gloriosos logros artísticos y militares, pero también padeció los aspectos más terribles de esa época oscura, las plagas, inundaciones, ataques de bandidos y un gran incendio que casi consumió la ciudad.

Troyes es un juego de tablero que te permitirá experimentar la vida de esta ciudad en su momento de máximo esplendor. Los jugadores estarán al frente de una familia de la ciudad, podrán contratar ciudadanos en los tres aspectos de la comunidad, ayudar a construir la catedral y se enfrentarán a eventos desafortunados e impredecibles. El jugador que consiga que su familia gane más fama gracias a sus esfuerzos por mejorar la ciudad ganará la partida.

Casas famosas

Tu familia sigue el auspicio de un personaje famoso de la ciudad, elegido al azar y que se mantiene en secreto durante toda la partida. Estarás muy cerca de la victoria si puedes cumplir los objetivos indicados por ese personaje histórico. Estar bajo la tutela del Papa te otorga más fama al contribuir en la construcción de la catedral de la ciudad. Si el Conde Champagne te guía, ganarás fama por el número de monedas que tengas al final de la partida. Y si te inspiran los logros del Rey, ganarás fama enfrentándote a los infortunios y expulsando a los enemigos de la ciudad.

Los asuntos públicos de Troyes se dividen en tres aspectos: militar en color rojo, religioso en blanco y civil en amarillo. Para poder ganar la partida, tus ciudadanos deben estar presentes en los tres aspectos, aunque le des prioridad a alguno en concreto. Al comienzo de la partida mandarás a tus ciudadanos a trabajar en el Palacio, el Obispado o el Ayuntamiento. En la primera ronda tirarás tantos dados de colores igual al número de ciudadanos que tengas en cada aspecto. Si por ejemplo tienes tres ciudadanos en el Palacio, tirarás tres dados rojos. El número de dados y sus valores determinan las acciones que puedes realizar durante la ronda.

Trabajadores laboriosos

La vida en la época medieval era muy dura y difícil. Así que, antes de llevar a cabo cualquier acción, hay que saber que desafortunados eventos ocurrirán durante la ronda. Puede haber una crisis de Herejía que haga perder influencia a todos los jugadores, o un enfrentamiento por la Sucesión que expulse a tu familia del Palacio. O puede estallar la Guerra, a la que todos los jugadores deben enfrentarse antes de poder hacer ninguna otra acción. En los eventos militares se tiran una cierta cantidad de dados negros que representan a los enemigos, y entonces los jugadores deben gastar sus dados para derrotarlos. Se puede usar cualquier color de dado, pero los rojos tienen valor doble, ya que representan el trabajo de tus ciudadanos dedicados al aspecto militar. Ganas influencia con cada dado negro que elimines y se pierden puntos de victoria si no se consigue derrotar a alguno de los enemigos de la ciudad.

Tras esto puedes enviar a tus ciudadanos a trabajar usando todas las acciones que quieras, hasta que gastes todos tus dados. Tus ciudadanos pueden ayudar en la construcción de la catedral, dedicarse a cultivar para ganar monedas o dedicarse a los eventos que ocurren en la ciudad, con todo esto ganarán influencia y puntos de victoria. También pueden dedicarse a actividades de los tres aspectos, ser mercaderes, arqueros o hacer peregrinación. Las cartas de actividad dan muchos beneficios al jugador que las activa, desde puntos de victoria y monedas, a aumentar el valor de sus dados o participar en eventos militares sin gastar dados. Sin embargo, activar una de estas cartas implica gastar dados y monedas además de colocar un ciudadano en la actividad. Y una vez que se gasta un dado, no puede usarse otra vez en esa ronda.

Riqueza e influencia

La economía de Troyes es muy ajustada. No solo hay que pagar monedas para activar cartas, los ciudadanos deben cobrar sus salarios. La fuerza de trabajo que tienes disponible se determina por el número y valor de tus dados, así que siempre habrá acciones que querrías realizar pero que no puedes permitirte. Puedes usar tus monedas e influencia para añadir dados a tu reserva, sumar a su valor y aumentar así tu familia y opciones.

Al gastar dados en una acción, no estás limitado a usar solo los dados que tiraste al principio de la ronda. Si te falta el color de un dado que necesitas, o no tienen un valor lo bastante alto, puedes comprar dados a otros jugadores a cambio de monedas. Mientras más dados gastes en una acción, más te costarán los dados de otro jugador. Si tienes mucha influencia pero no bastantes monedas, puedes usar un punto de influencia para repetir una tirada de dado, o cuatro puntos de influencia para darle la vuelta a un dado y ponerlo por su cara opuesto, así un dos se convierte en un cinco y un uno pasa a ser un seis. Pero la influencia es más útil para que crezca la familia, con dos puntos puedes añadir un ciudadano de Troyes a tu reserva, y en tu siguiente acción puedes enviarlos a conseguir monedas o puntos de victoria.

Vive la grandeza de Troyes

Una vez finalizadas seis rondas, cada jugador suma los puntos de victoria que ha ido ganando. Además de los puntos conseguidos por enfrentarse a los eventos y realizar actividades, también se ganan puntos por los ciudadanos en cartas de actividad que ya no están activas. También se pierden puntos por cualquier nivel de la catedral en el que no se haya participado en su construcción. Para terminar, se enseña el personaje secreto y se mira la fama conseguida por seguir su liderazgo. No importa si ganas o pierdes, has ayudado a que la ciudad de Troyes sobreviva y consiga la grandeza.