No sin mi gato

¿Eres el mejor amigo de los gatos?

Rescata más gatitos que nadie con No sin mi gato

No sin mi gato es un adictivo juego para toda la familia en el que tienes que ayudar a todos los gatitos callejeros que puedas a encontrar refugio. Un lugar calentito donde poder pasar la noche donde descansar lejos de los peligros de las calles. Puedes jugar por tu cuenta o contar con hasta tres jugadores más. El juego cuenta tanto con una modalidad en solitario, en la que juegas contrarreloj, así como una modalidad cooperativa y la versión “mininos” un poco más sencilla para que los más pequeños puedan disfrutar la experiencia al máximo.

¿Quién te ha dicho que los gatos negros dan mala suerte? No hagas caso a las habladurías, en No sin mi gato si has sido el último en ver uno tendrás el honor de abrir la partida. Te encontrarás con un cuadrado formado por cartas colocadas aleatoriamente con canalones que apuntan hacia diferentes direcciones. En cada turno tu objetivo es acercar a uno de los gatos callejeros lo más posible hacia una de las cartas de hogar y, para ello, puedes o bien rotar una carta de canalón o robar una carta del mazo y cambiarla por una de las que estén sobre la mesa.

En No sin mi gato puedes realizar dos acciones por turno y si, a consecuencia de una de ellas, consigues crear un camino de canalones entre una carta de gato callejero y una de hogar, ¡premio! Te quedas con la carta de gato callejero y colocas una nueva en la mesa. El jugador que consiga hacerse con la última carta de gato callejero, cierra la partida. Es entonces cuando debéis contar los puntos obtenidos y quien más tenga, gana la partida. ¿Cuánto tardarás en poner a los pobres mininos a cubierto? ¿Tendrás que emplear más de 18 turnos? Esperemos que no, pobres gatos. ¿Eres capaz de conseguirlo en siete turnos o menos para convertirte en El Mejor Amigo de los Gatos?