Exploding Kittens

Estos gatos son la bomba

Presentamos el juego de cartas Exploding Kittens

Exploding Kittens es un juego rápido y divertido en el que tienes que asegurar tu supervivencia ante los temibles ¡gatos explosivos! Un juego de cartas en el que hasta cinco jugadores hacen todo lo posible por fastidiar a los rivales hasta conseguir que caigan eliminados, aguantando tanto tiempo como sea posible con la esperanza de que sean los rivales los que finalmente se encuentren con un gato explosivo.

Exploding Kittens nace de la mente de Shane Small y Elan Lee, que abandonaron su vida social, sus familias y la luz del sol para conseguir hacer de una idea simple algo hilarante y divertido. Les dio por pensar que sería genial un juego de cartas en el que escondes un comodín en la baraja y si lo encuentras caes eliminado. Tras mucho pensar llegaron a la conclusión de que a la idea le faltaba algo que enganchara al público. ¡Gatos! Exclamaron. Esa era la clave, porque ¿quién podría resistirse a un pequeño gatito?

Comienzas la partida con cuatro cartas más una carta especial que te permite evitar una eliminación si durante el juego te encuentras con un Exploding Kitten. En tu turno primero juegas las cartas que desees para aprovechar sus habilidades especiales, y luego robas. Algunas de estas habilidades tienen beneficios para ti, como mirar las tres primeras cartas del mazo, y otras te permiten complicar la existencia al resto de participantes. Puedes obligar a jugar dos turnos seguidos al siguiente, pero quizá pueda repeler tu ataque con una de sus cartas. Una vez que no quieras jugar más cartas de tu mano es el momento de robar. Es el momento de tensión con todos esperando ver como saltas por los aires al encontrarte con un Exploding Kitten… ¿Saltarás por los aires o te librarás?

Exploding Kittens tiene un elemento de azar, claro, porque los gatitos explosivos están escondidos en el mazo donde todo el mundo coge cartas. Pero si juegas bien tus cartas, nunca mejor dicho, puedes escabullirte del temido momento de robar una carta a ciegas, o fisgonear las siguientes cartas del mazo y así planear tu próximo movimiento. Si todo falla y caes eliminado siempre puedes amenizar la partida del resto de contendientes simulando el sonido de una explosión cada vez que alguien se una a ti en el bando de los eliminados. Pero si te salen las cosas bien te alzarás con la victoria y te harás con el respeto del mundo felino. Que no es poca cosa.