Hanabi

Fuegos artificiales

Hanabi, un juego cooperativo para toda la familia

Hanabi es un juego de cartas cooperativo en el que los jugadores conocen las cartas de los demás pero no las propias. De modo que tienen que colaborar para intentar, entre todos, conseguir el orden específico de cartas que les dará la victoria. Coloca las cartas en el orden correcto, completa tu propio castillo de fuegos artificiales y ¡qué comience el espectáculo!

La comunicación entre los jugadores es fundamental en Hanabi puesto que la información que pueden darse entre está muy limitada. Si eliges dar información en tu turno a otro jugador sobre sus cartas solo podrás hacerlo sobre un único color o un único valor numérico. Las combinaciones posibles incluyen cartas de cinco colores, blanco, amarillo, verde, azul y rojo, y los números del uno al cinco. De partida sabes, además, que por cada color hay tres cartas del número 1, dos de los números 2, 3, 4 y tan solo una del número 5. Cada pista que des a tus compañeros debería ser lo suficientemente aclaratoria como para que no coloquen una carta en el lugar equivocado, lo que os podría conducir hacia la derrota.

Además de dar información, acción que puedes hacer a cambio de una ficha de información, en cada ronda de Hanabi los jugadores pueden realizar otras dos acciones, descartar una carta o jugarla. Cada castillo de fuegos artificiales que logréis levantar os acerca un poco más a la victoria y para conseguirlo tenéis que completar la secuencia de cartas en un orden prestablecido. Basándote en la información que te van dando tus compañeros sobre tus cartas, en tu turno tienes que decidir si descartar alguna que crees que no te va a servir o colocar una carta en la secuencia. Pero cuidado, porque si te equivocas todo el equipo será penalizado y si el error se repite varias veces… perderéis irremediablemente la partida y el juego termina en ese momento.

Como ves, la mecánica de juego de Hanabi es muy intuitiva y rápida de aprender, además de ser adecuada y divertida a cualquier edad. Fomenta, además, el desarrollo y la mejora de las habilidades comunicativas de los jugadores. Es posible que la primera vez os resulte algo más complicado ser precisos a la hora de dar información a vuestros compañeros sobre alguna de sus cartas. Con el paso de las partidas, sin embargo, cada vez lograréis ser más concisos y concretos en vuestras explicaciones. ¿Y qué mejor manera de celebrarlo que con fuegos artificiales?