¡Aventureros al Tren!

La vuelta al mundo en 80 días

Emulamos el viaje de Phileas Fogg con ¡Aventureros al tren!

Con ¡Aventureros al tren! cada partida es una aventura que puede llevarte al lugar más recóndito del planeta, alrededor de los cinco continentes. Sin moverte de tu casa y, desde luego, sin tardar 80 días en completar los recorridos asignados por las cartas que tienes en tu mano. Podrías, incluso, emular el mítico viaje de los personajes de La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne. Phileas Fogg y su inseparable lacayo Picaporte recorren durante su gesta destacadas ciudades de India, Italia, Francia, Estados Unidos, Egipto o Japón. Si bien es cierto que usaron distintos métodos de transporte, hoy vamos a montarnos en los vagones de las distintas versiones y expansiones de ¡Aventureros al tren! para seguir sus pasos.

El viaje imaginado por Verne en 1872 parte de Londres, desde donde nuestros protagonistas deben desplazarse a París para una primera escala. Este recorrido es sencillo de reproducir con ayuda de ¡Aventureros al tren! Europa, un juego que con la ayuda de ferrys, túneles y los propios vagones de tren une todas las capitales europeas. En el juego tan solo tienes que hacer escala en la ciudad de Dieppe, que hace 200 años se convirtió en la primera localidad costera vacacional de Francia. Para recorrer el país galo en profundidad en una próxima aventura, por cierto, tienes la expansión ¡Aventureros al tren! Francia que, además de incluir un tablero específico incluye la expansión El viejo Oeste.

Pero volvamos a nuestros héroes, al viaje de Fogg. Seguimos montados en ¡Aventureros al tren! Europa, una edición especial que incluye todos los componentes para que la puedas jugarla independientemente. En esta ocasión a nuestros amigos les espera una larga travesía. Para unir París con su siguiente escala, Bríndisi, tienen dos opciones. O bien escoger la ruta Suiza y conectar París con Zurich, Venecia, Roma y por fin Bríndisi o, por el contrario, elegir el camino de Marsella y Roma. Esta segunda opción quizá sea más corta y costera, aunque con el primer camino visitas ciudades muy interesantes y tienes más opciones de colocar distintos tipos de vagón.

Desde Italia el reto se va volviendo más complicado porque la siguiente ciudad a la que tenemos que llegar es El Cairo. Para conseguirlo tenemos que cambiar de juego y meternos de lleno en otras de las ediciones especiales, ¡Aventureros al tren! La vuelta al mundo. Con la ayuda de los barcos, incluidos en esta edición también autojugable, arribamos en un santiamén al puerto egipcio. Seguro que Fogg y Picaporte habrían respirado aliviados al saber que nuestro viaje no se trunca. Nosotros también.

Entramos en una fase exótica del viaje a partir de este momento. Damos un salto hasta Bombay y emularemos la ruta seguida por nuestros héroes en La vuelta al mundo en 80 días hasta Calcuta haciendo un recorrido por medio continente. Para llevarlo a cabo tenemos varias rutas posibles, pasando por las ciudades de Pune, Wadi, Khandwa, Raipur y Vijayawada. Todo ello gracias a la expansión ¡Aventureros al tren! India, que incluye también el mapa de Suiza así como premios especiales basados en un sistema de mandalas. Y no podemos parar, porque el tiempo apremia, los días pasan y los caballeros del londinense Reform Club no excusarían un retraso en el plazo acordado de ninguna de las maneras. Así que toca ponerse en marcha y alcanzar el siguiente hito, el puerto de Hong Kong. Pero no sin antes dejarse atrapar por la belleza del litoral asiático y llegar hasta Singapur pasando por Bangkok desde Calcuta. Para hacerlo necesitamos la expansión ¡Aventureros al tren! Asia, donde además te esperan emociones fuertes como poder recorrer 25.000 kilómetros desde Kabul hasta Pekín recorriendo las estepas de Mongolia y el desierto de Gobi.

Aunque con ¡Aventureros al tren! sea fácil perder la concentración imaginando los maravillosos viajes que sus cartas de destino nos proponen vamos a intentar volver a la empresa que tenemos entre manos porque Fogg nos espera ya en Hong Kong para cruzar el tablero de un extremo a otro por mar y llegar, atravesando Japón, hasta la ciudad norteamericana de San Francisco. La edición clásica de ¡Aventureros al tren!, la primera de todas, nos recibe en este punto del camino y nos acompañará a nuestros siguientes en el camino en Omaha, Chicago hasta por fin arribar a la mítica Nueva York. La Gran Manzana es la primera ciudad del mundo en contar con su propio ¡Aventureros al tren! donde, por una vez, cambiamos los vagones de tren por el mayor icono de la ciudad: los yellow cab (taxis amarillos). Déjate llevar con ¡Aventureros al tren! New York hasta el Empire State o visita Brooklyn y Times Square mientras preparamos la siguiente fase de nuestro viaje, del que ya vislumbramos el final. Aprovechándonos de la posibilidad que nos da ¡Aventureros al tren! de viajar en barco llegamos hasta Irlanda.

¡Lo que parecía increíble por fin está muy cerca! Ya estamos en el Reino Unido, que recorreremos gracias a su propia expansión de ¡Aventureros al tren! Dublín y Liverpool serán nuestras últimas escalas y, como hicieran Phileas Fogg y Picaporte en el libro, llegaremos hasta ellas en tren. Disfrutando de los característicos olores de la tracción por carbón, del sonido del traqueteo que ya casi nos arrulla después de tantos días de viaje en los que hemos imaginado tantas veces este glorioso final. Una vez el revisor nos advierta que estamos en la estación de Londres el éxito depende solo de los personajes salidos de la imaginación de Julio Verne, que lograrán en el último suspiro la gloriosa gesta que ellos mismos se habían encomendado.


 

Ver más