Carapato

¡Llámame por mi nombre!

Presentamos el divertido juego familiar Carapato

 

¿Cómo te sentirías si no tuvieras un nombre? Los demás podrían verte pero no sabrían quién eres, por eso a los niños una de las primeras cosas que se les da al nacer es un nombre.

Carapato es un divertido juego de cartas familiar, para jugadores desde los seis años en el que tú y hasta seis jugadores más tenéis que poner nombre a los preciosos monstruitos ilustrados por Nadegda Fedotova que van apareciendo en cada carta. Pero para ganar tendrás, además, que ejercitar tu memoria porque solo irás ganando cartas a base de ser el más rápido en recordar los nombres que se le van dando a cada monstruo. En tu turno de Carapato dale la vuelta a la primera carta del mazo y si la criatura que aparece es nueva, ponle un nombre. Si, en cambio, no es su primera aparición intenta recordar qué nombre se le puso a ese monstruo. ¡Si aciertas te llevas todas las cartas boca arriba!

Aunque sería muy triste para el pobre bichito, puede darse el caso de que falles o que incluso nadie recuerde el nombre que le habéis puesto. Pero todo tiene solución, en ese último caso ponle un nuevo nombre al monstruo y continuad con la partida. Cuando la última carta del mazo sea revelada es hora de contar las cartas que ha logrado cada participante. Solo el nombrador de monstruos con mejor memoria podrá alzarse con la victoria. Y aquel que más alto se haya reído será proclamado por las criaturas como su mejor amigo.

¿Cómo? ¿Qué quieres más diversión? Vale, Carapato a tu disposición. ¿Y si cuando descubras una carta con la imagen de un monstruo que ya tiene otro jugador sobre su pila de cartas descubiertas gritaras, por ejemplo, “Carapato”? Hazlo y te quedas con sus cartas. Pero si, con la emoción, gritas Carapato por error pagas las consecuencias y tienes que deshacerte de tus cartas boca arriba. Así que prepárate, piénsate los nombres más graciosos, absurdos y originales que se te ocurran y pon a punto tu memoria para pasar un buen rato con Carapato.