Harry Potter: Hogwarts Battle

Niños con varitas haciéndose pupita

¿Cómo se juega a Harry Potter: Hogwarts Battle Defensa contra las artes oscuras?

Hace un par de semanas te presentamos Harry Potter: Hogwarts Battle Defensa contra las artes oscuras, y te hablamos de su ritmo endiablado y de lo bien que consigue reflejar los duelos de magia de las películas, pero hoy queremos ahondar un poco más en las reglas para que te hagas una idea de cómo se juega. Presta mucha atención, que El-Que-Da-Cosica-Nombrar acecha entre las sombras y cualquier día esto que te vamos a enseñar puede salvarte la vida.

Como decíamos, Harry Potter: Hogwarts Battle Defensa contra las artes oscuras es un juego de duelos entre estudiantes de la escuela de magia más famosa del mundo. Por eso, además de sus mazos de cartas, el juego viene equipado con un pequeño tablero que simula la tarima donde los estudiantes aprender a usar los hechizos ofensivos contra sus oponentes. Sobre ella, cada jugador situará su peón y tendrá que evitar que los ataques de su oponente le empujen hasta el extremo, donde quedará aturdido. El objetivo del juego es aturdir a tu oponente tres veces, así que ten cuidado y procura que no te hagan retroceder demasiado.

Antes de jugar, tendremos que elegir nuestra casa y un aliado animal a elegir entre gatos, buhos… No sólo es una mecánica que ayuda a la inmersión y a sentirnos un estudiante más de la escuela (Sin pasar por el casi siempre frustrante trámite del Sombrero Seleccionador, claro), sino que nos permite personalizar hasta cierto punto nuestra forma de jugar, ya que cada escuela y aliado ofrecen una serie de bonificaciones y ayudas.

Una vez metidos en el duelo propiamente dicho, descubriréis que los turnos son cortos a pesar de la variedad de opciones que se nos plantean. La idea es acumular los recursos necesarios para ir “comprando” nuevos hechizos y personajes secundarios (todos sacados de las películas para aumentar la sensación de estar asistiendo a una clase en Hogwarts) para ayudarnos en el combate, de manera muy parecida a la de Harry Potter: Hogwarts Battle, adaptando su juego a un duelo.

Ganando influencia, cada personaje puede conseguir nuevas y poderosas cartas que añadirá a su mazo. Personajes famosos, objetos mágicos y conjuros icónicos reforzarán tu mano para conseguir recursos y derrotar a tu contrincante.  También están las maldiciones, un grupo más reducido de cartas que aquí funcionan como elementos de caos puro que pueden cambiar las tornas de la partida si no sabemos reaccionar a tiempo. Así, y turno tras turno, os iréis sacudiendo varitazos hasta que al final uno de los dos jugadores caiga aturdido y vuelta a empezar.

Harry Potter: Hogwarts Battle Defensa contra las artes oscuras es un juego fácil de explicar y más sencillo de jugar que consigue imitar a la perfección uno de los momentos más dinámicos de las novelas en las que se basa con la única ayuda de un tablero, unos tokens y unos cuantos mazos de cartas. ¡A por el sobresaliente!


 

Ver más