Barony

Nobleza obliga

Presentamos el juego de tablero Barony

Eres ambicioso, eres uno de los barones más poderosos del reino y no tienes pudor en admitir que te gustaría reinar. ¡Perfecto! Tienes todo lo necesario para jugar a Barony.

Una partida de Barony comienza con cada jugador eligiendo tres losetas al azar para conformar el tablero. Cada una de estas piezas se compone de tres hexágonos que representan uno de estos cinco tipos distintos de terreno: montaña, bosque, llanura, campo o lago. Esas son tus tierras y, con tu ejército de caballeros, debes protegerlas. Pero también ampliar tu territorio, construir villas y convertirlas en ciudades para ser el que más prospere y ser coronado como rey. Elige un color y reparte sabiamente tus cinco fichas de ciudad iniciales, dos fortalezas y reparte tus caballeros por tus dominios.

En Barony el objetivo de cada uno de vosotros es alcanzar el estatus de duque antes que el resto, lo que provoca que al final del turno la partida acabe y el jugador con una puntuación más alta sea proclamado dueño y señor del reino. Para ello en cada turno puedes realizar una acción de entre las seis disponibles. Si tienes caballeros disponibles puedes jugar la acción de Reclutamiento y colocar hasta dos de ellos en una ciudad, o tres si la ciudad está junto a un lago porque de todos es sabido que la amenaza de una invasión acuática no debe infravalorarse. Una vez tengas a un caballero colocado puedes jugar con él e incluso otro más a la vez la acción de Movimiento y moverle a un espacio adyacente. Pero ojo, porque si un jugador mueve un caballero a un espacio en el que previamente tanto tú como él ya tenéis un caballero tu hombre será eliminado.

Pero no todo en Barony gira alrededor de los enfrentamientos entre ejércitos. La acción de Construcción te permite reemplazar algunos de tus caballeros del tablero por una villa o fortaleza de tu reserva. Esto te ayuda, además, a ganar rápidamente fichas de recurso que serán cruciales en el cómputo de puntos final. Y seguimos con la construcción, porque si no quieres sacrificar a tus caballeros con la acción Ciudad Nueva reemplazas una de tus villas por una ciudad de tu reserva.

Las dos últimas acciones disponibles en las rondas de juego tienen más que ver con el componente estratégico de Barony. Con Expedición sacrificas definitivamente a un caballero de tu reserva para poder colocar al otro en un espacio libre a tu elección en el borde del tablero. Y, por último, el Título Nobiliario. Quién eres lo es todo en tu camino hacia el trono, así que descarta un mínimo de 15 puntos de recursos para adquirir un título más elevado y conviértete en conde, marqués o duque. El final del camino llega cuando uno de vosotros se convierte en duque. Es entonces cuando debes poner sobre la mesa los puntos que has ganado según las ciudades construidas, el rango alcanzado y las posesiones cosechadas. Si eres el que tiene más puntuación no podremos decirte otra cosa que ¡Larga vida al nuevo rey!