Mr. Jack

Podrás huir, pero no esconderte

Sigue la pista de Mr. Jack hasta Nueva York

Mr. Jack vuelve a acechar, aunque en realidad nunca se ha ido. Podías esperar que uno de los investigadores, de esas mentes preclaras que ayudan a resolver crímenes con demasiada diligencia fuera Jack el Destripador. De hecho hasta lo esperabas, puesto que conocen demasiado bien la mente de un criminal. Has tenido que ingeniártelas hasta ahora para hacer que la identidad del asesino en serie saliera a la luz, nunca mejor dicho, descartando a los inocentes entre los que se camufla. Lo que nunca hubieras podido esperar es que la policía dejara que se le escurriera entre los dedos un firme candidato a estar detrás de la identidad del homicida.

En Mr. Jack Nueva York el charlatán e inoportuno doctor Francis J. Tumblety ha huido a la ciudad de los rascacielos en las mismísimas narices de Scotland Yard. Quizá solo haya sido un nuevo quiebro del asesino, podríamos pensar, pero es que resulta que crímenes muy similares a los acontecidos en Londres han comenzado a suceder en Manhattan. La policía estadounidense, alertada por sus colegas británicos, se moviliza para reunir a las mentes más brillantes de la capital de la civilización occidental. Pero, oh amigo, estamos en las mismas. ¿Qué mejor escondite para Jack el Destripador que entre un puñado de sabelotodo que entienden mejor que nadie la psique de un psicópata?

La mecánica de juego sigue siendo la misma que en el clásico título para dos jugadores, Mr. Jack, si bien es cierto que este reto neoyorquino es más complejo y estratégico. Esto sin duda hará felices a los que ya se han adentrado en el mundo de Jack el Destripador. Los que no lo hayan hecho, todavía, pueden disfrutar igualmente de Mr. Jack Nueva York sin necesidad de adquirir otro juego puesto que es un escenario autojugable. Permanece atento a las revelaciones que te proporcionan los testigos y las zonas de sombra del tablero, que ahora está basado en una ciudad con muchos más recovecos que la vieja Londres.

No te dejes engañar por las apariencias ni dejes que las luces de la gran ciudad te deslumbren. En cada ronda debes intentar engañar a tu oponente para que cometa in terrible error que te conduzca a ti a la victoria. El objetivo básico de Mr. Jack es evadir la captura durante ocho rondas mientras que el del jugador que se mete en la piel del detective trata de deducir por qué investigador se está haciendo pasar. Persíguele por el tablero hasta que no tenga dónde esconderse. Y si te metes en la piel de Jack muévete con cautela pero inteligencia, y rapidez, si no quieres que la lengua afilada de los testigos te muestre a ojos del detective. De lo contrario, será el final de la partida de Mr. Jack Nueva York, tu rival ganará y tú… Tú darás con tus huesos en la cárcel y esta vez quizá para siempre.