Ritmo y Bola

Que el ritmo no pare

Presentamos Ritmo y Bola, el juego más rockero que puedes llevar a una reunión

Con Ritmo y Bola demuestra que has nacido para marcar el ritmo. Perfecto para jugar con grandes grupos, desde 4 hasta 12 jugadores, es un juego rápido con una mecánica muy sencilla. Dos golpes sobre la mesa, o sobre tus rodillas, y una palmada. Siguiendo el ritmo de la famosa canción de Queen “We Will Rock You”.

Al inicio de una partida de Ritmo y Bola cada jugador tiene delante una carta con una ilustración en la que se describe un gesto a realizar con las manos. Entonces todos comenzáis a coger el ritmo dando dos golpes y una palmada seguidos de otros dos golpes y una palmada… Hasta que el primer jugador realiza su gesto con las manos en lugar de dar la palmada. A la siguiente palmada hace el gesto de uno de sus compañeros de juego, que tiene que darse por aludido y repetir su propio gesto en lugar de su siguiente palmada. Si lo hace correctamente en la siguiente palmada tiene que hacer el gesto de otro jugador pasándole así el testigo.

Pero ¿qué pasa si te equivocas y pierdes el ritmo? Puede que hayas creído que alguien hacía tu gesto y no era así, o que te traicionen los nervios y en lugar de hacer tu gesto batas tus manos como si fueras a volar. En ese caso debes entregar tu carta de gesto al jugador anterior y coger otra nueva además de robar una carta del mazo de bombas. Las cartas de bombas pueden contener acciones que debes realizar pero además penalizan. Al final de la partida, quien tenga más bombas será el perdedor. Una vez resuelto esto, vuelta a empezar. Dos golpes, una palmada. Una y otra vez. Los jugadores que tengan más de un gesto deben a partir de ese momento responder con el gesto correcto cada vez que un oponente les imite.

Rapidez, concentración, muchas risas y Rock & Roll. Todo esto lo tienes asegurado en una partida de Ritmo y Bola. Puedes jugar al despiste imitando dos veces seguidas el gesto de la misma persona para cogerla desprevenida. Todo vale con tal de alejar de ti las bolas y acercarlas a tus contrincantes. Dos golpes y una palmada, dos golpes y un gesto. Un juego al que pueden jugar tanto los más pequeños como adultos de cualquier edad y que disfrutan por igual los apasionados del baile y los faltos de coordinación. Esquiva las bolas, no la pifies, y hazte con las cartas de gesto de tus rivales para hacerte con la victoria y proclamarte como el jugador con más ritmo.