Tranvía mortal

Ràpido y Mortal

Te enseñamos a jugar a Tranvía Mortal

Hace poco te presentamos Tranvía Mortal, el juego de Cyanide & Happiness que se ha convertido de golpe en uno de nuestros lanzamientos favoritos del mes pasado gracias en parte a sus altas dosis de humor, pero también por sus mecánicas sencillas y la velocidad a la que trascurren las partidas.

Tranvía Mortal se basa en el clásico dilema del tranvía: Hay dos vías y el vehículo tiene que pasar necesariamente por una de ellas atropellando todo lo que haya encima… La gracia está en elegir el mal menor. Sencillo, ¿no? Pues hoy queremos mostrarte cómo se juega y pretendemos hacerlo igual que una de sus partidas: A toda mecha.

Tranvía Mortal es extremadamente sencillo: Uno de los jugadores adopta el papel del famoso conductor del tranvía y el resto tendrán que formar dos grupos, uno por cada vía del pequeño tablero que acompaña al juego, en las que además colocaremos una carta de inocentes.

Cada grupo se repartirá un número determinado de cartas de inocentes, culpables y modificadores de entre las que tendrán que elegir una de cada para conseguir que el conductor no acabe pasando por su vía. Las cartas de inocente nos mostrarán a personajes a los que obviamente no vamos a querer atropellar (o sí, quién sabe); las de culpables todo lo contrario así que siempre las jugaremos en la vía del equipo rival, para hacer que el conductor se dedida a atropellarles; por último, las cartas  de modificadores nos ofrecerán giros inesperados para algunas de las cartas en juego. 

Por ejemplo, en una vía podemos encontrarnos un niño y su perro (inocentes) y un poco más adelante un coche con payasos asesinos (culpables)y en la otra a una sirena varada pidiendo ayuda y al mismísimo Donald Trump… Pero si lo matas regresará con más poder del que ha tenido nunca, gracias a una carta modificadora. ¿A quiénes atropellarías tú?

Tranvía Mortal dura tantas rondas como jugadores haya alrededor de la mesa, de modo que todos puedan ser el conductor una vez… Y en cada una de ellas habrá discusiones, excusas que avergonzarían a un abogado barato de Las Vegas y muchas risas. ¡No podrás creer algunas de las combinaciones que crearás jugando!