Contrast

Seguro que conoces a tus amigos

Repasamos la mecánica de juego del entretenido Contrast

Cualquier momento es bueno para una partida de Contrast. Solo necesitáis unos minutos disponibles y una superficie plana para las cartas. En este adictivo juego se trata de elegir el símbolo que mejor represente la ilustración de la carta central. Pero ojo, porque si todos elegís el mismo símbolo nadie gana. Cada punto que consigues se simboliza con una carta de ilustración, así que al final del juego quien más cartas de este tipo posea será el ganador. Las 110 cartas de Contrast están bellamente ilustradas con evocadoras escenas, paisajes y adorables personajes que harán las delicias de todos los participantes.

Al inicio de una partida de Contrast tú y hasta seis jugadores más os repartís seis cartas de símbolo del mismo color cada uno. Después, sin mirarlas, eliges dos al azar y las colocas boca arriba sobre la mesa delante de ti. Las cartas que sigues teniendo en la mano son las que tendrás disponibles en esta primera ronda. En esas cuatro cartas tienes un total de 12 símbolos repartidos en dos por carta. Pueden ser colores, tamaños o formas. Cada ronda se juega con la carta superior del mazo de cartas de ilustración, que se debe colocar en el centro de todos los jugadores. Éstos, simultáneamente y tras una corta deliberación si es necesario, colocarán boca abajo una carta delante de la ilustración y le darán la vuelta para mostrar el símbolo que han escogido. Se entiende como el elegido aquel símbolo que está más cercano a la carta de ilustración.

¿Hasta qué punto eres capaz de adivinar las intenciones del resto de jugadores? Porque en Contrast si has elegido la misma carta que la mayoría de jugadores ¡os lleváis un punto! Cada ganador coge una carta de ilustración, que simboliza su punto, y todos cambiáis una de las cartas de símbolo que tenéis boca arriba por una de las de vuestra mano. Ya estáis preparados para una nueva ronda, con una nueva ilustración. Mírala bien, baraja tus opciones y elige el símbolo que creas que elegirán casi todos los demás. Ten en cuenta que si hay unanimidad el punto se pierde pero que si eres tú el que no coincide todos tus rivales puntuarán y tú no.

Con Contrast te esperan veinte frenéticos minutos de diversión y entretenimiento con unas dosis de estrategia. Una vez que no queden carta en el mazo de ilustraciones la partida habrá terminado y quien más puntos tenga se proclamará ganador. Si ese eres tú, enhorabuena. En caso contrario, ¿a qué esperas para pedir la revancha?