Abalone

Sencillo y elegante

Breve historia de Abalone, un clásico de los juegos de mesa

A principios de los 80, el dúo formado por Michel Lalet y Laurent Levi trabajaron conjuntamente en las reglas y aspecto físico de un producto durante varios años, buscando crear un juego simple, de atractivo universal. Su intención fue ir más allá de lo círculos habituales de jugadores y llegar a todo el mundo. Abalone nacía con vocación de clásico.

Nada fue dejado al azar. Su diseño tenía que resultar icónico, cosa que se consiguió a través la manera más elegante. Un solo vistazo debía recordarte cómo se juega, y hacer que te apeteciera jugar de nuevo. De ahí el diseño del tablero, hexagonal, que lo distingue de manera inmediata, así como el uso de las canicas negras y blancas. El ruido de las propias canicas, al deslizarse y encajarse, también forma parte de la experiencia inimitable de Abalone.

El resultado es un título cuyo aspecto y desarrollo se distingue de inmediato. Esto conectó de manera inmediata con los jugadores: supuso un éxito de ventas inmediato y rápidamente se extendió por todo el mundo. Hoy, décadas después, sigue vigente, vivo, con más jugadores que nunca. De hecho, es uno de los pocos títulos que ha conseguido crear un circuito de torneos pero, por encima de todo, es un juego que sigue vivo porque ha conseguido lo más difícil: conectar de manera real con gente de todo tipo.

Su estructura, simple en cuanto a movimientos y reglas, pero ilimitada en cuando al número de combinaciones, provoca que pueda ser disfrutado por igual entre amigos que entre padres e hijos. Que puedas compartir una partida con personas de todo el mundo. En definitiva: que el juego se use para crear experiencias con tus amigos y seres queridos.

Con 30 años de éxito, ya se ha convertido en un juego intergeneracional, con lo cual podemos afirmar, sin duda que, el objetivo se ha cumplido. Aún hoy, sus creadores siguen trabajando para seguir mejorándolo y crear variantes que lo mantengan fresco y vivo. Los próximos 30 años prometen ser aún mejores para Abalone. Y experimentar todo esto es tan sencillo como... echar una partida. ¿Juegas?