Harry Potter: Hogwarts Battle

Soy sangre sucia y a mucha honra

Los enemigos de Harry Potter: Hogwarts Battle

Ya os hemos hablado de los protagonistas de Harry Potter: Hogwarts Battle en una noticia anterior, los cuatro héroes entre los que podrás escoger y que cuentan con un montón de conjuros y habilidades para defender la escuela de las fuerzas del mal. Pero.. ¿y qué hay de los malvados? Como el conocimiento es poder, es también necesario saber algunas cosas sobre ellos para preparar mejor la defensa.

Los villanos harán acto de aparición en diferentes momentos del juego, apareciendo al voltear las diferentes cartas de Maleficio. Estos comenzarán a generar problemas para los jugadores con diferentes efectos perjudiciales, permaneciendo activos hasta que los jugadores les hagan los suficientes puntos de daño para eliminarlos.

En primer lugar, hay toda una serie de criaturas que pueden aparecer para complicarnos la vida, tales como Trolls, Duendes, el famoso Fluffy... Estos pueden entrar en juego en varias ocasiones, y aunque no es imprescindible acabar con ellos, todo será más fácil si los ponéis fuera de combate. Además, todos traen algún tipo de recompensa si conseguís derrotarlos.

Pero los auténticos “Villanos”, tal y como aparecen indicados en su correspondiente carta, son los verdaderos enemigos del juego, y su derrota, condición indispensable para ir superando los siete escenarios del juego. Algunos harán acto de aparición en varias ocasiones, mientras que otros solo aparecerán en las aventuras en la que los conocimos todos.

Un buen ejemplo de ello es Draco Malfoy, ya que hará acto de aparición desde el primer momento y reaparecerá en varias ocasiones. Su presencia llenará la localización donde aparezca de contadores de Artes Oscuras. Y no quieres tener demasiados de estos, porque pueden desatar funestas consecuencias. Él formará parte de esas primeras partidas en las que estarás aprendiendo a jugar, junto a otros como Tom Riddle, Quirinus Quirrell o el padre de Draco, Luscious.

También hay algunas criaturas que entran en la categoría de “Villano” con mayúscula, como el terrible Basilisco, los Dementores o los temibles Mortífagos. ¡Que no tengan nombre no los hacen menos letales! Conforme avance el juego, se unirán otras personalidades como Bellatrix Lestrange o Fenrir Greyback, entre otros. ¡La amenaza a Hogwarts crecerá en número y peligrosidad!

Derrotar a Lord Voldemort traerá, como imaginarás, la victoria en prácticamente cada escenario en el que aparezca. Pero, a diferencia de otros personajes, él tiene dos versiones, siendo la segunda mucho más poderosa que la primera, para reflejar lo importante de esa batalla final. Si ya es duro en su primera aparición, será tremendamente difícil  y peligroso acabar con él en la séptima y última misión, y solo podréis hacerlo si antes habéis acabado con TODOS los demás villanos. Todo un reto, pero... ¿quién dijo que acabar con Aquel-que-no-debe-ser-nombrado iba a ser fácil?

Cuando juegues a Harry Potter: Hogwarts Battle, comprobarás que, de la misma manera que los jugadores deben de cooperar para ganar, muchos de estos villanos ponen en marcha combos muy peligrosos. ¡No querrás que Lucious Malfoy y un Dementor coincidan mucho tiempo en el tablero! Solo trabajando en equipo tendréis una oportunidad de acabar con las fuerzas del mal. Tendréis que familiarizaros con los puntos fuertes de cada personaje y construir el mejor mazo para cada uno de cara a afrontar el último nivel del juego. ¡Y ya os anticipamos que no va a ser nada fácil! 


 

Ver más