River Dragons

Un puente sobre el río Mekong

Presentamos el juego de tablero River Dragons

Dice la leyenda que milenarios dragones se esconden en el delta del Mekong. Solo los jóvenes más valientes se atreven a cruzarlo y en River Dragons eres uno de ellos. De dos a seis jugadores os metéis en la piel de intrépidos jóvenes y el primero de vosotros que logre llegar a la aldea situada al otro lado del río, gana. El juego incluye seis detallados peones de colores, cartas, piedras y pasarelas de distintos tamaños que debes ir colocando para que tu peón llegue a la otra orilla.

La mecánica de River Dragons es sencilla: debes colocar piedras sobre montículos que estén libres y, posteriormente, tender una pasarela y hacer que tu peón avance sobre ella. Como las piezas son de distinto tamaño, según el camino que elijas para avanzar necesitarás pasar más o menos tablones para alcanzar la aldea. Una vez que colocas una piedra o una pasarela sobre el tablero cualquier jugador puede hacer uso de ella. Siempre y cuando, claro está, no pretendas subir tu peón al mismo tablón en el que ya está otro jugador puesto que entonces no podrías avanzar.

Algo que diferencia a River Dragons de otros juegos es que no puedes prever qué harán el resto de jugadores porque todos decidís vuestra jugada a la vez. En la primera fase de cada ronda cogéis simultáneamente cinco cartas y las colocáis en el orden en que las queréis jugar, de izquierda a derecha. Las cartas te permiten poner o quitar piedras y pasarelas, pero también desplazar tu peón a un tablón libre adyacente en cualquier dirección, saltar a otro peón o desencadenar la furia de los dragones para retrasar a un contrario en su avance hacia la victoria. Por lo tanto, cuanto menos sepan tus rivales de tus planes mejor para ti. En cada ronda tienes cinco turnos, uno por carta, y las vas jugando según el orden que fijaste al inicio de la ronda. El juego termina solamente cuando uno de los jugadores cruza el río. Pero mucho cuidado porque si te toca jugar una carta de acción que te obliga a avanzar pero no puedes hacerlo porque todos los tablones a tu alrededor están ocupados caerás al agua y tendrás que volver a empezar tu camino.

¡Pero hay más! River Dragons incluye dos tableros con dos niveles distintos de dificultad. En el más sencillo los montículos sobre los que puedes colocar las piedras vienen dibujados. Para los jugadores más experimentados está también el modo difícil, en el que puedes colocar las piedras sobre las que descansan las pasarelas en cualquier parte del mapa. Por ello debes calcular bien la distancia a la que las pones para luego poder poner uno de los tablones de distintas medidas que tengas aún disponibles.

Un juego fácil de aprender, muy visual, estratégico y educativo al que pueden jugar todos los miembros de la familia. Tienes que pensar cada movimiento que quieres hacer e intentar adivinar qué hará el resto de jugadores para adelantarte a sus pasos y abrirte camino hacia la victoria. Muy colorido, con cuidadas ilustraciones y ambientado en lo más tradicional de la cultura oriental. Un juego en el que el caos y la diversión aumentan proporcionalmente al número de jugadores que se cruzan unos con otros, se boicotean y compiten por ser el primero en completar el recorrido. La travesía ha comenzado así que échate al hombro unos tablones y lánzate a la aventura de River Dragons.