Abominación: El heredero de Frankenstein

Yo también puedo sembrar la desolación

La Fase de Laboratorio en Abominación: El heredero de Frankenstein

Tu Científico ha conseguido las malhadadas mercancías y ahora regresa a toda prisa al laboratorio para continuar con sus experimentos en la oscuridad de la noche. La tarea de crear a un monstruo no es nada sencilla y ha llegado el momento de que vuelvas a ensuciarte las manos... sí, otra vez.

Queremos que conozcas como funciona la Fase de Laboratorio en Abominación: El heredero de Frankenstein, ¿te atreves a pasar?

Creando una abominación

Durante la Fase de Laboratorio utilizarás la Materia prima que has obtenido durante la Fase de Ciudad para crear tu monstruo, o al menos completar algunas de sus partes. La frescura de los materiales utilizados determinará los Puntos de victoria que vale cada parte del cuerpo. Pero no puedes dedicarte a crear partes del cuerpo por puro capricho, primero has de saber como hacerlo. Cada parte del cuerpo tiene un requisito en Pericia, desde los brazos que necesitan menos cantidad, hasta las cabezas que requieren más. Por cada parte del cuerpo creada, tu Científico obtendrá más Pericia.

¡Está vivo!

Siempre que completes una parte del cuerpo, podrás intentar dar vida a esa parte tirando los dados de Descarga. Dependiendo del resultado obtenido, podrás dar vida a esa parte o, debido a tu inexperiencia, dañar una parte del cuerpo a tu elección. Cuando tu Científico consiga una cantidad determinada de Pericia, podrás utilizar unos dados de Descarga mejores.

Materiales en mal estado

Antes de que tu Científico abandone el laboratorio, deberás degradar todos los materiales. Los académicos saben que los órganos y los músculos se pudren y que la sangre se coagula y seca rápidamente. Pero los buenos académicos también saben que los Bloques de hielo evitarán la descomposición durante dos rondas.

Si no deseas perder esos recursos que tanto te ha costado conseguir, deberás preservar los músculos y los órganos, ya que durante la Fase de Ciudad los puedes vender, junto a los huesos, en el Mercado. Allí también es el Lugar en el que los que disponen de inteligencia suficiente pueden encontrar esos Bloques de hielo.

Puede que en el próximo artículo de Abominación: el heredero de Frankenstein te contemos algo de ese infame Capitán Walton y la Fase de Evento. O tal vez no, quien sabe.