CHYF: Leales de la Casa Karstark

La Casa Stark cuenta con muchos banderizos fieles, entre los que destaca como uno de los más leales la Casa Karstark de Bastión Kar. Fundada originalmente como un pequeño ramal...

2+ Jugadores
14+ Edad
60 min Duración
  • CHYF: Leales de la Casa Karstark
  • CHYF: Leales de la Casa Karstark
  • CHYF: Leales de la Casa Karstark
  • CHYF: Leales de la Casa Karstark

La Casa Stark cuenta con muchos banderizos fieles, entre los que destaca como uno de los más leales la Casa Karstark de Bastión Kar.

Fundada originalmente como un pequeño ramal de la Casa principal, cada vez que la Casa Stark solicita ayuda, la Casa Karstark es una de las primeras en enviar a sus tropas. Lo más habitual es que las tropas de leales de la Casa estén equipadas con un mangual y un escudo; sin embargo, su arma principal es la inquebrantable firmeza con que creen en su causa, lo que les permite imponerse a aquellos enemigos cuya motivación no es tan firme como la suya y que no pueden aguantar el tipo durante toda la batalla. Este orgullo de saber que lo que hacen es lo correcto se reafirma todavía más cuando los leales están en superioridad numérica frente a su enemigo. Además, si los lidera un capitán de los leales que aliente su ardor combativo, el fervor de los leales se acrecienta, lo que les permite luchar con más arrojo si cabe y atemorizar hasta la médula a sus oponentes.

¿Qué hay en la caja?

  • 13 miniaturas
  • 2 cartas
  • 1 bandeja de movimiento

Detalles del juego

La Casa Stark cuenta con muchos banderizos fieles, entre los que destaca como uno de…

Fundada originalmente como un pequeño ramal de la Casa principal, cada vez que la Casa Stark solicita ayuda, la Casa Karstark es una de las primeras en enviar a sus tropas. Lo más habitual es que las tropas de leales de la Casa estén equipadas con un mangual y un escudo; sin embargo, su arma principal es la inquebrantable firmeza con que creen en su causa, lo que les permite imponerse a aquellos enemigos cuya motivación no es tan firme como la suya y que no pueden aguantar el tipo durante toda la batalla. Este orgullo de saber que lo que hacen es lo correcto se reafirma todavía más cuando los leales están en superioridad numérica frente a su enemigo. Además, si los lidera un capitán de los leales que aliente su ardor combativo, el fervor de los leales se acrecienta, lo que les permite luchar con más arrojo si cabe y atemorizar hasta la médula a sus oponentes.